lunes, 7 de marzo de 2011

Noche magica. (Las meigas)


Las meigas semi desnudas esperaban impacientes la salida de la luna, aquella noche era la consagración, los sonidos de la noche parecían espectantes, los animales parecían alerta...
Pensativas, se mesclan deseos, anhelos con los sonidos de gaitas y tambores, que harán a las meigas danzar en honor a la Luna.
No hay demonios, no hay maldad como se susurra y se les ha enseñado a los pequeños en las noches como cuentos de espantos.
La luna se perfila ya, y el sonido aumenta, los corazones laten con más rapidez, el momento se acerca, los vestidos de gasa fina se balancearan, como pétalos flotando.
El viento se hace presente también, ningún elemento se quiere perder esta danza, esta mágica escena que se repite de manera ancestral, las nubes se van formando, y la tierra retumba con los sonidos de la musica y el movimiento de los pies impacientes.
La hoguera esta crepitando, las llamas rojas, amarillas, anaranjadas, también danzan, se elevan y descienden, invitan a danzar...
Y allí la luna las llama... y las meigas sonriendo salen a ofrecer su danza, sus cuerpos armoniosos se mueven hasta el centro del claro.
Gaitas y tambores, las meigas semi desnudas balancean sus cuerpos sin despegar sus pies de la tierra, y la energía de la tierra invade sus cuerpos y eleva sus almas...
Necesitan comulgar con los demás elementos, necesitan fuego, agua, aire.
Y están presentes... el aire, el viento que acaricia los cuerpos semi desnudos, que arranca suspiros, y les invita a moverse más y elevar sus brazos tratando de alcanzar a la luna...
Los elementos también se hacen participes, y entre sonrisas y sonrisas las meigas saben que serán recompensadas con conocimientos de la naturaleza y se abrazaran a su diosa la luna, y podrán ayudar a los demás, incluso en silencio, sin que nadie se entere... ese es su destino, ser, sin ser...
Siguen su danza... y la luna parece brillar con más fuerza, algunos animalitos observan embelesadas esos movimientos, sensuales e inocentes a la vez...
Y no se entiende, donde ven la maldad esos que desconocen del tema... tal vez de aquellas que usaron mal el conocimiento aprendido, unas pocas que hacen la diferencia... que dañan todo el esfuerzo de aquellas que buscan el bien para todos.
Solo falta que el agua se haga presente y como convocada magicamente, las nubes cargadas de gotitas se derraman sobre los cuerpos que danzan...
Ellas saltan a través del fuego de la hoguera... Fuego, aire, tierra, agua...
Hasta los lobos con su aullo saludan a la luna... Noche mágica...
Noche, reino de ella, la diosa Luna.
La lluvia fina empapa los cuerpos, y sonrìen, la luna brilla con más fuerza acariciando a sus hijas con sus rayos de plata.
Agua, aire, tierra, fuego... la naturaleza misma y todo en su honor.
Las meigas han ofrecido su danza en honor.
Y la luna derrama sus rayos mientras las ve marcharse, cada una a su lugar, cada una a su labor...
Ha terminado la noche, y la luna se despide mientras ve como se asoma el sol... compañero de los hombres.

1 comentario:

  1. Muy bonito, como todo lo que escribe. Me a trevo a decir Mágico.

    ResponderEliminar